Escoltada bajo álamos centenarios y el rumor de las acequias, el acceso a nuestra localidad, situado en la vega del Genil junto a la desembocadura del río Cacín, destaca por su relieve suave y uniforme que sólo se interrumpe en aquellos trazos donde se encajan los arroyos.

Dedicada al olivar y al cultivo de regadío y huertas, conserva un importante sistema de riegos heredado desde época andalusí.

CLIMATOLOGÍA

 Villanueva Mesía no cuenta con estación meteorológica dentro de su término municipal. Para la estimación de sus parámetros climáticos se suelen utilizar las series termométricas y pluviométricas de la estación próxima a Loja. 

El clima es de tipo mediterráneo, de caracter continental, con inviernos no demasiado crudos y lluviosos y veranos relativamente largos y secos. La media de las temperaturas máximas es de 23.3º C, y la media de las temperaturas mínimas es de 10º C, alcanzando el mínimo en diciembre y enero con 3.2º C.

En lo referente a la pluviometría la precipitación media anual para la estación considerada es de 519 m. Considerando que esta estación define las condiciones pluviométricas para las altitudes más bajas del municipio, se debe considerar su incremento con la altitud, pudiéndose alcanzar una precipitación media anual de 600 mm. en las cotas más altas localizadas al N del término.

Existe un periodo lluvioso con excedentes de agua y llenado de reserva de noviembre a abril, un periodo de abril a junio, que aunque con lluvias, al ser la evapotranspiración alta, se caracteriza por la utilización de las reservas de agua del suelo y un periodo de julio a octubre de estricto déficit de agua. Los vientos dominantes son del W y S. Los vientos del oeste son húmedos atlánticos y predominantes en primavera. Los vientos del sur, por el contrario, son de carácter seco y templado y dominan de verano a otoño.

 

TOPOGRAFÍA

Localizada, Villanueva Mesía, en el extremo más occidental de la vega de Granada y en el mismo borde noroccidental de la depresión de Granada, presenta en su relieve todos los rasgos que le otorgan su emplazamiento.

Desde la llanura aluvial del río Genil, con altitudes absolutas de 485 msnm, los relieves se elevan a enlazar con las faldas de las sierras localizadas al N (Chanzas, Parapanda), alcanzando su altitud máxima con 730 msnm en el Cerro de la Torre, tras superar los primeros altos de la Verdeja, con cota de 568 msnm y Los Meguellines, con cota 590 msnm. Según la curva hipsométrica de altitudes, se puede considerar como un relieve de piedemonte ondulado, ya que menos del 25% de la superficie, se encuentra por encima de la cota 600 msnm, estando el 75% restante comprendido entre 600 msnm y cotas algo inferiores a los 500 msnm.

Los desniveles y pendiente más acusados se encuentran en el Cerro de la Torre en su vertiente N, NW y NE donde en 500 m. se salva un desnivel de 100 m. con pendientes entre 20% y 25%. En la ladera sur de dicho Cerro de la Torre las pendientes son algo más suaves, oscilan entre 20% y 15% alcanzando valores entre 15% y 10% al pie del mismo.

Pendientes importantes superiores al 20% - 30%, también se localizan en los barrancos del arroyo de La Verdeja, La Torre y Los Pinares. Estos fuertes taludes se han formado tras el encajamiento de la actual red de drenaje, en el resto del término las pendientes son inferiores al 10% y 5% en el borde sur en la zona de la vega. En conjunto el relieve destaca por su suavidad y uniformidad con una amplitud visual que solo se pierde en aquellos trazados donde se encajan los arroyos, creando parajes más recogidos.

 

VEGETACION

La intensa actividad humana configura un paisaje agrícola donde prácticamente no se encuentran zonas con vegetación original. Villanueva Mesía se encuentra roturado y labrado en casi su totalidad, solo un 2% de su superficie queda como área de praderas o forestal.

En lo referente a cultivos, casi 1/3 de la superficie del término se destina a olivar de almazara sólo o asociado con cultivos herbáceos. El resto de la superficie se reparte entre cultivos herbáceos solos o asociados entre sí incluidos barbechos y cultivos de regadío. Estos últimos, hoy por hoy alcanzan una gran importancia, extendiendose hacia la zona centro y NE del término. Su ocupación puede alcanzar casi 1/3 de la superficie total labrada dedicada a chopos, cultivos herbáceos y huerta (principalmente el espárrago, no en vano nos encontramos a escasos 5 Km de la principal zona productora: Huétor Tájar).

Desde el punto de vista agroclimático el término queda incluido dentro del área clasificada como: inviernos tipo avena cálido y veranos tipo algodón cálido o arroz (J. Papadakis). Su potencial agroclimático queda comprendido entre los valores 5 y 15 del índice C.A. de L. Turc en secano y 45-60 en regadío, lo que equivale de 3 a 9 tm de M.S/ha y año en secano y de 27 a 36 en regadío.

Las comunidades vegetales potenciales son para el área de la Vega, las que constituyen la macroserie de ribera mesomediterránea siendo la catena de tarayares, choperas y olmedo y hacia las zonas más xéricas una serie de la encina sobre suelos básicos. Por su régimen de lluvias, térmico y altitud corresponde al piso bioclimático mesomediterráneo.

 

HIDROGRAFIA

El curso de agua superficial de mayor importancia y que además constituye el límite sur del término municipal es el río Genil.

No existe estación de aforo en el propio Villanueva Mesía, la más próxima es la estación Nº 45 de Loja, según la cual en esa estación se registra una aportación media anual del orden de 480 Hm3, con un caudal superficial de 3.6 l/s/Km2. Cauces de importancia secundaria son el arroyo de Pinares, Amarguillo y Verdeja, los dos primeros su cuenca extralimita al término municipal, para ellos, la circulación de aguas superficiales se restringe al periodo de lluvias y tormentas. Concretamente para el Arroyo de los Pinares se tiene calculado una escorrentía total media de 5 Hm3/año la cual es esencialmente superficial durante los meses lluviosos, con avenidas importantes, mientras que durante los meses de estiaje dominará la escorrentía subterránea.

El resto de los cursos que configuran la red de drenaje presenta una circulación de aguas intermitentes. En relación con los cursos principales de agua, el riesgo de inundación dentro del término se limita a la llanura aluvial del río Genil, a la zona del casco urbano de cota inferior a 490 msnm que limita con la llanura aluvial y a las vegas del Arroyo de los Pinares.

Este riesgo se incrementa cuando coinciden avenidas importantes del propio río Genil y Arroyo de los Pinares, Amarguillo y Verdeja. Dentro del propio casco urbano, existen varios torrentes (hoy canalizados) que lo atraviesan hasta desembocar en la vega del Genil, algunas de las calles son cauces de estos torrentes y para lluvias excepcionales las obras de drenaje resultan insuficientes en ocasiones, por lo que la escorrentía discurre por las calles en cuesta.

Villanueva en Imágenes

Villanueva todas (32).jpg

Piscina Municipal

Ven a nuestra piscina municipal a disfrutar de un baño inolvidable en una de las mejores piscinas de la provincia...

Leer más...

Cortijo del Guarda

Ven al cortijo del guarda y pasa unos días inolvidables en compañía de los tuyos.

¿Te lo vas a perder?

Leer más...

La Tahona, museo local

Los pósitos agrícolas tienen su origen en la Edad Media, creándose por medio de convenios entre vecinos o por fundaciones pías.

Leer más...

 

Volver